Perú Libertario

Anoche fue la última función de la obra ‘Canción de cuna para un anarquista’ del dramaturgo chileno Jorge Díaz y la dirección de Roberto Vigo.

Pudimos presenciar una historia realmente envolvente, intensa y conmovedora. Todo transcurre en un mausoleo dentro de un cementerio, donde se encuentran, en aparente casualidad, Balbuena y Rosaura; el primero, un viejo anarquista devenido en peculiar vagabundo y atrapado en los laberintos de sus recuerdos y temores de una guerra interminable contra la tiranía y toda autoridad, y la segunda, una viuda contrariada por el marido ausente y la vida violentada que vivió junto a este.

Entre la lluvia de otoño que cae y los sorbos de café que se convida, se teje una trama cautivadora, llena de diálogos poéticos y bucólicos, con resplandores de una locura lúcida y frases de antología como ‘Basta un espíritu libre para incendiar el mundo’, ‘Nosotros morimos muchas veces…

Ver la entrada original 331 palabras más

Anuncios