El istmo es nuestro: el derecho a la autodeterminación y el territorio

reproducido de: Medium (https://medium.com/@raulfernandopl/el-istmo-es-nuestro-el-derecho-a-la-autodeterminaci%C3%B3n-y-el-territorio-cb1071785f64 )

13 septiembre 2019

Los vientos del sur soplaban en las planicies de Juchitán, Oaxaca, moviendo cientos de aerogeneradores a la vista. Las lonas con imágenes de Emiliano Zapata y las siglas de organizaciones comunitarias se desatan y comienzan a ondear. Son los benévolos vientos del sur — dicen los juchitecos — , si fueran los vientos del norte ni siquiera podríamos estar ahí tranquilos.

Juchitán recién comienza un luto. La inesperada muerte del artista Francisco Toledo sacudió al estado. Pero los oaxaqueños apenas si pueden tomar un descanso. La asamblea “El istmo es nuestro”, convocada por el Congreso Nacional Indígena (CNI), está a punto de dar inicio.

El objetivo es claro: articular los movimientos indígenas y campesinos de Oaxaca, y más allá, en defensa de los territorios que ambicionan el gobierno y empresas eléctricas, mineras y madereras, entre otras.

“No nos informan sobre cómo va a afectar nuestra vida, cómo nos va a empobrecer más, si deveras va a traer desarrollo, qué tipo de desarrollo, para quién, cómo, por qué, todo eso es lo que queremos saber porque somos dueños de los territorios. Somos los que hemos salvaguardado estos territorios durante cientos de años desde épocas de la colonización”, explicó Bettina Cruz Velásquez, mujer binnizá defensora de los derechos humanos, durante la apertura del encuentro.

Bettina es integrante de la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIIDTT), la cual está compuesta por defensores binnizá e ikoojts. Su comunidad la nombró delegada ante el CNI y es también concejala ante el Concejo Indígena de Gobierno (CIG), ambas organizaciones respaldadas por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Representantes de más de un centenar de organizaciones indígenas se dieron cita en Juchitán entre el 6 y 8 de septiembre de 2019, acompañados de medios libres e independientes, organizaciones ambientalistas, artistas y oaxaqueños en general.

A lo largo de mesas de trabajo y paneles informativos, los pobladores del Istmo de Tehuantepec expusieron un sentimiento generalizado: el proyecto del Corredor Transístmico (o interoceánico) anunciado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se pretende llevar a cabo sin tomar en cuenta el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas sobre su territorio.

El corredor transístmico, un proyecto de antaño

La idea de establecer un corredor comercial entre Océano Pacífico y el Golfo de México usando trenes, ríos navegables y carreteras ha sido la ambición de los más emblemáticos líderes del país, desde Antonio López de Santa Ana, hasta Porfirio Díaz, incluyendo al “Benemérito de las Américas”: Benito Juárez.

Pero Miguel Ángel García Aguirre, fundador de la asociación civil Maderas del Pueblo del Sureste y coordinador regional del Comité Nacional para la Defensa y Conservación de los Chimalapas, ubica el antecedente directo en un proyecto propuesto durante la presidencia de Ernesto Zedillo Ponce de León (1994–2000).

“Ese proyecto es el que retoma textual López Obrador. Lo sabemos porque en 1996 se anuncia el megaproyecto del istmo, así se le bautizó, y desde entonces fundamos un movimiento que se llamó ‘El Istmo es nuestro’. Ahorita se está retomando ese título porque es otra vez lo mismo”, dijo el activista en entrevista.

Desde los años noventa, García Aguirre y sus compañeros tenían una presentación con mapas y documentos en hojas de rotafolio, las cuales llevaban a foros y asambleas con las comunidades afectadas. La información se actualizó de acuerdo al proyecto y se llevó a las diapositivas actuales, pero el espíritu es el mismo.

“Es un canal seco que afecta a 80 municipios del istmo, 49 en Oaxaca y 31 en Veracruz. Afecta a 11 pueblos indígenas más el pueblo negro. Es la región más biodiversa de México. Se produce 40% del agua nacional que se capta fluvialmente. Se produce un sinnúmero de servicios ecosistémicos que generan un enorme beneficio para la humanidad” declaró García Aguirre.

Poco después de las elecciones de 2018 López Obrador envió una carta al presidente de los EE.UU., Donald Trump, explicándole que se aprovecharía la “ubicación estratégica de esta franja del territorio nacional para unir al Pacífico con el Atlántico” y así facilitar el transporte de mercancías entre Asia y el este de los EE.UU.

Además de las líneas ferroviarias, se buscaría ampliar la carretera, rehabilitar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, hacer uso de los recursos locales e instalar plantas de manufactura. Todo siguiendo el modelo de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) diseñadas para atraer inversiones mediante incentivos fiscales y creadas bajo la presidencia de Presidente Enrique Peña Nieto en 2016.

“Lo que se pretende es un canal interoceánico pero seco, que compita con el canal de Panamá, a través de un tren bala de carga que va a correr a 300 km/h y con la modernización brutal de los dos puertos que implicar dragar profundamente el de Salina Cruz y ampliar el rompeolas de forma que puedan entrar buques y tanques mercantes,” continuó García Aguirre.

En la misma carta, López Obrador explica a Trump que estos proyectos tendrán en cuenta “los impactos ambientales” y que los pobladores y propietarios de las tierras serían “tomados en cuenta, consultados e incorporados como parte sustantiva del proyecto”.

Sin embargo, una de las principales denuncias de parte de los pueblos indígenas y campesinos presentes en la asamblea es que precisamente no se ha respetado el debido proceso de consulta establecido por el Convenio 169 (C169) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las comunidades denuncian falta de información

Albino Pedro Juan, hablante de ayuuk y presidente del Comisariado Ejidal de San Juan Guichicovi, dice que no les han presentado la información pertinente aunque las vías del tren pasarían muy cerca de su comunidad.

“No nos informan sobre en qué nos va a beneficiar, en qué nos va a afectar, cuáles van a ser los impactos ambientales, sociales o culturales. Ha habido algunos volantes pero la gente no conoce tanto de letras. Además, en español…”, dijo Albino en entrevista.

Durante un mitin llevado a cabo en Juchitán en Abril de 2019, López Obrador pidió a los asistentes que alzaran la mano si estaban de acuerdo con el proyecto, demostrando a los medios de comunicación que la población estaba de acuerdo.

“Ya se hizo la consulta para el proyecto del istmo”, dijo López Obrador, agregando que los pobladores le dieron “su apoyo y confianza”.

La APIIDTT y otras organizaciones locales, calificaron la consulta “a mano alzada” como una burla, pues en la reunión estaban presentes sólo simpatizantes del presidente y “acarreados”, además de que no cumplió con los estándares sobre consultas a los pueblos indígenas.

A finales de agosto, el Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) le expresó al presidente que los procesos de consulta a los pueblos indígenas en México “no son realizados de manera previa, no toman en cuenta los usos, costumbres, cultura y debida representación de los pueblos afectados, no se proporciona información clara, precisa y culturalmente adecuada, y, además, con frecuencia, son llevados a cabo en contextos de amenazas, criminalización y hostigamiento, perjudicando su carácter libre”.

Para Josefa Sánchez Contreras, una joven zoque que participa en la comisión agraria de seguimiento a los problemas de San Miguel Chimalapa, los procesos de información y consulta a los pueblos indígenas en la región han venido viciados desde un principio.

“Las dos concesiones que hay actualmente, por poco más de 7,000 hectáreas, son por parte de la empresa Minaurum Gold y Gold Copper, empresas canadienses, que desde hace ya varios años la Secretaría de Economía les otorgó la concesión sin ninguna consulta ni aviso previo a nuestra comunidad indígena” denunció Josefa en entrevista.

La Selva de los Chimalapas está situada en el corazón del Istmo de Tehuantepec, en la sierra entre Tabasco, Oaxaca y Chiapas, y abarca cerca de 595,000 hectáreas. Ahí nacen los ríos Ostuta, Espíritu Santo y Zanatepec, los cuales alimentan las lagunas del sur. A Josefa le preocupa que la minería, buscando extraer oro y plata, contamine los ríos, poniendo en riesgo un complejo ecosistema y sus dinámicas sociales.

“La explotación de esta minería a cielo abierto implicaría no sólo la devastación de nuestro territorio sino de esos tres ríos y con ellos todo un complejo lagunar y la vida de los pueblos ikoojts, zapotecos y zoques. Eso nos ha hecho encontrarnos a los pueblos. Hemos acordado que no queremos ese proyecto y hemos clausurado sus exploraciones”, continuó Josefa.

El desarrollo del Corredor Transístmico implicaría toda una nueva serie de proyectos mineros y energéticos en la región para la construcción de toda la infraestructura necesaria, poniendo en riesgo el balance de los Chimalapas.

Sansón Balaez, miembro del Comité de Defensores de la Tierra Ikoojts, de San Mateo del Mar, denunció que ya se empezó a notar un desequilibrio ecológico en su comunidad.

“Ese mar es nuestro banco, de ahí sacamos todo los pueblos huave, ikoojts, y ahorita está muy escaso el producto. Desde hace unos 4 o 5 años he visto que ya no llegan las aves que emigran a esa zona, creo que por el impacto de los aerogeneradores. No sabemos nada de un estudio para ver qué es lo que pasa en el pueblo ikoojts” dijo Balaez ante miembros de comunidades vecinas y medios de comunicación.

A los pocos días de haber asumido la presidencia de la república, López Obrador decretó la creación del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) con la finalidad de “garantizar el ejercicio y la implementación de los derechos de los pueblos indígenas y afromexicano, su desarrollo integral y sostenible, así como el fortalecimiento de sus culturas e identidades”.

El INPI luego llamó a una reforma al artículo 2 de la Constitución Mexicana, relativo a los derechos de los pueblos indígenas, reconociendo que los Acuerdos de San Andrés negociados con EZLN nunca llegaron a ser implementados.

Sin embargo, Josefa no confía en la reforma promovida por el INPI, pues cree que no otorgará a los pueblos indígenas el pleno derecho a la autodeterminación.

“El tema del territorio que promueve el INPI en su reforma constitucional dice que reconoce el derecho de los pueblos a tener control sobre sus territorios, a excepción de aquellos considerados estratégicos para la nación. Estamos hablando de agua, de minerales, de energía y de trenes, lo mismo que hoy está en disputa,” concluyó Josefa.

A pesar de su corta vida, el presupuesto del INPI disminuirá cerca del 40% el siguiente año, de 6 mil millones a 3 mil 500 millones de pesos, reduciendo drásticamente su capacidad de vincularse con los procesos democráticos internos de cada uno.

El Convenio 169 ha sido rebasado’

Si bien para algunas comunidades el Convenio 169 de la OIT ha resultado ser una valiosa herramienta para defender su territorio, otros opinan que este modelo ya es anticuado y que actualmente los gobiernos sólo lo implementan como un trámite para validarse ante un sistema internacional, pero sin respetar realmente la voluntad de los pueblos.

Omar Esparza es coordinador nacional del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ), una organización que trabaja con comunidades indígenas en varios estados a lo largo de la república, especialmente Puebla y Oaxaca.

“La discusión de las propias comunidades es que no nos interesa el C169, que ya está muy rebasado y que sólo busca la manera de acordar la forma y los mecanismos sobre cómo las empresas y el Estado puedan llegar a un acuerdo para indemnizar o pagar, o que seas miembro o socio del mismo proyecto. Nosotros hemos planteado el tema de la libre determinación y que los pueblos decidan”, declaró en entrevista.

Omar cree que los pueblos tienen sus propios mecanismos democráticos establecidos que funcionan sin intervención, pero que el problema de las consultas va más allá de esto.

“Mucho de lo que se discute hoy en la actualidad es el derecho que tienen los pueblos a la consulta. Pero lo que no se discute es el derecho a ser pueblo, porque antes de una consulta tienes que tener el territorio”, continuó Omar.

La pérdida del sentido de comunidad ha dañado los procesos organizativos de comunidades indígenas a lo largo del territorio. Aunque muchos pueblos y naciones han mantenido sus formas tradicionales de gobierno, otros no han tenido la misma suerte, facilitando que el Estado y empresas tengan acceso al territorio sin pasar por procesos de información y consulta.

“Tenemos ya 6 años que empezamos a retomar este proceso de la asamblea que ya estaba de algún modo perdido en nuestro pueblo y en general en todo el campo de Juchitán, y empezamos a retomarlo porque nos dimos cuenta que es para nosotros la forma más efectiva de defender nuestro territorio y de organizarnos,” dijo en entrevista Andrea Manzo, quien participa en la asamblea de comuneros de Unión Hidalgo, una localidad también conocida como Rancho Gubiña.

Durante gran parte de su historia independiente, México ha promovido un sistema educativo que excluye a las lenguas indígenas e incentiva el uso del español como la única lengua válida para acceder a oportunidades económicas, políticas y sociales. Esta política de homogeneización ha resultado en la pérdida de la identidad y de las estructuras comunitarias de los pueblos.

Carlos Manzo, comunero binnizá de Unión Hidalgo, denuncia que las autoridades los discriminan cuando ya no hablan su idioma o cuando tienen un título universitario, despojándolos de su identidad indígena.

“Mientras tanto las empresas siguen avanzando, los otros procesos de privatización siguen avanzando. La lengua es un recurso de la resistencia, no debemos de permitir que desaparezca”, declaró Carlos en una entrevista difundida por la radio comunitaria dentro del encuentro.

Carlos y Andrea también participaron en la fundación del Consejo Ciudadano Binnizá por la Reconstitución Integral de Rancho Gubiña, formada en asamblea comunitaria para atender la emergencia del sismo de 2017 que sacudió la región.

La organización comunitaria le ha permitido a Unión Hidalgo obtener varios amparos contra proyectos eólicos en su territorio, argumentando que el proceso de información y consulta no respetó los lineamientos establecidos por el C169.

Sin embargo, la Secretaría de Energía recientemente comenzó la fase informativa sobre la el parque eólico Gunáa Sicarú, el cual instalaría 96 aerogeneradores en Unión Hidalgo.

Son numerosos los amparos ganados por las comunidades indígenas del istmo, resultado de las decisiones internas tomadas a través de asambleas y de la insistencia constante de los pobladores. Las comunidades chontales de Oaxaca, por ejemplo, lograron detener la instalación de la Minera Zalamera, filial de la canadiense Minaurum Gold Inc.

“Allá en mi pueblo hay 10 comunidades, autoridades municipales, agrarias, y nos reunimos bimestralmente para ver cómo va la defensa de nuestra tierra. Se han metido amparos y ahorita está parado porque ya se hizo una diligencia más larga como autoridades. Esperemos que sea definitivo,” dijo en entrevista Reyna Cruz López, médica tradicional y partera chontal de Santa Lucía Mecaltepec.

Reyna fue nombrada por su pueblo como delegada ante el CNI y después representó a una decena de comunidades chontales ante el CIG cuando esta organización intentó colocar a su vocera, María de Jesús Patricio Martínez, en la boleta para las elecciones presidenciales de 2018.

“Los acuerdos se toman por medio de la asamblea. La autoridad tiene que obedecer al pueblo”, continuó Reyna. “Lo que hoy dijeron va a llegar a las autoridades. Porque aunque no pueda escribir rápido sí estoy pidiendo la relatoría”.

Esta asamblea del CNI y el CIG con organizaciones simpatizantes fue una continuación de aquella realizada en abril en Amilcingo, Morelos, y que tuvo como hilo conductor el Proyecto Integral Morelos (PIM), el cual involucra dos centrales termoeléctricas, ampliación de carreteras, un gaseoducto que pasará por las faldas del volcán Popocatepetl, un acueducto y otros proyectos de infraestructura que ya fueron concesionados a empresas extranjeras como las españolas Abengoa, Elecnor y Anagas, y la italiana Bonatti.

En febrero de este año, el activista y fundador de la radio comunitaria Amiltzinko, Samir Flores, fue asesinado por sujetos desconocidos. Sus compañeros sospechan que su muerte estuvo ligada a su oposición al PIM.

En la declaratoria final de esta asamblea del CNI-CIG, los participantes llamaron a una jornada global de lucha “en defensa de la vida y de nuestros territorios” el 12 de octubre, suscribiéndose a la campaña global “El istmo es nuestro”, y exigieron justicia para las mujeres, los 43 estudiantes de Ayotzinapa y todxs lxs desaparecidxs, los afectados por el incidente minero de Pasta de Conchos, Samir Flores y el preso político Miguel Ángel Peralta Betanzos.